¿Qué es mejor, látex o viscoelástica?

Cuando se trata de colchones, los fabricantes suelen saturar de información repleta de términos como densidades, firmezas y efecto memoria, cuando en realidad lo que interesa a los usuarios es saber qué es mejor, látex o viscoelástica, para su perfil de durmiente. Por eso hemos elaborado un resumen que busca profundizar en las semejanzas y diferencias de ambos materiales, más allá de los mitos sobre los beneficios de unos u otros.

Viscoelástica: la espuma de poliuretano de efecto memoria

La viscoelástica representó hace años una revolución en la fabricación de colchones porque añadía a la espuma de poliuretano común que se había usado hasta entonces productos químicos que aumentaban su densidad y su viscosidad, absorbiendo la energía corporal.

Al entrar en contacto con el cuerpo, la espuma se ablanda poco a poco y adquiere su forma, proporcionando una sensación de sujeción o de “abrazo” en todo nuestro cuerpo, y luego, al levantarse, también vuelve a recuperarse poco a poco, volviendo a su forma original. Esto es algo especialmente beneficioso para personas que sufren dolores de espalda o de las articulaciones, porque alivia los puntos de presión.

Látex: el material de recuperación rápida

El látex contrasta con la espuma de memoria, especialmente, en que es mullida, es decir, que si dejamos de hacer presión sobre él, recupera su forma original muy rápidamente.

El látex puede ser natural o sintético, o una mezcla de ambos. El natural proviene de árboles de caucho y suele ser preferido por quienes valoran los materiales totalmente naturales. El sintético se construye utilizando combinaciones de materiales sintéticos, como es el caso de la viscoelástica, para proporcionar propiedades adicionales que el látex natural no ofrece, como un menor ‘rebote’ y una mayor adaptabilidad, para competir con el efecto memoria.

¿En qué se diferencian, principalmente, el látex y la viscoelástica?

Adaptación al cuerpo

La principal diferencia entre el látex y la viscoelástica es cómo se adaptan al cuerpo. La viscoelástica se adaptan exactamente a la forma de cada persona. Sin embargo, la opción de látex se comprime y rebota, es resiliente, y solo se adaptará a las impresiones generales que produce cada cuerpo, permitiendo un fácil movimiento. Decidir, por lo tanto, qué es mejor, depende de las preferencias personales y las necesidades de sueño.

Transferencia de movimiento

La otra principal diferencia entre el látex y la viscoelástica es la capacidad de cada material para aislar el movimiento. Mientras que la viscoelástica absorbe la energía haciendo que quienes duermen en pareja apenas noten el movimiento del otro (recordemos que tiene un tiempo de adaptación lenta), el látex no proporciona ese mismo aislamiento, por su rebote y su rápido tiempo de respuesta.

¿En qué se parecen, principalmente, el látex y la viscoelástica?

El látex y la viscoelástica comparten su capacidad de brindar apoyo postural, proporcionando una buena postura a la columna vertebral, el cuello y las articulaciones. Sin embargo, el nivel de ajuste al cuerpo y la absorción de energía de cada uno difiere mucho, y por eso las distintas personas con esa clase de dolencias pueden acabar prefiriendo uno u otro.

También pueden parecerse en que ambos pueden llegar a ser costosos si valoramos unos materiales y una fabricación de calidad para un sueño reparador. Elegirlos por precio no suele ser una buena idea porque ambos materiales ofrecen opciones más o menos económicas según sus prestaciones.

Tabla comparativa de prestaciones generales

Látex Viscoelástica
Material natural certificado *
Sueño fresco *
Facilidad de movimiento
Apoyo postural
Alivio de la presión
Flujo sanguíneo óptimo

* Hoy en día, con la investigación en nuevos materiales, hay fabricantes como MATINER Natural-Descans que utilizan viscoelástica natural (biovisco), que también favorece, junto con distintos tipos de acolchado, un sueño más fresco.

¿Qué es mejor, el látex o la viscoelástica, según el hábito de sueño?

Aunque el látex y la viscoelástica pueden llegar a ser una buena opción para cualquier hábito de sueño y tipo de durmiente, las prestaciones de cada uno lo hacen ideal para uno u otro. En la siguiente tabla lo especificamos.

Látex Viscoelástica
Personas que duermen solas IDEAL Especialmente en personas solas que se mueven durante el sueño, el látex es una opción ideal, porque les permite una gran facilidad de movimiento gracias a la rápida adaptación de la forma del colchón a cada nueva postura IDEAL Especialmente si el durmiente no se mueve mucho durante la noche o le gusta la sensación de adaptación al cuerpo que proporciona la viscoelástica, ésta es una opción ideal para personas que duermen solas.
Personas que duermen en pareja Su alta resiliencia hace que un colchón de látex transfiera la energía de cada movimiento a lo largo y ancho del colchón, por lo que será más fácil que un durmiente note cuando el otro se mueve y viceversa. IDEAL Si a ambos durmientes les gusta la sensación de adaptación al cuerpo que proporciona la viscoelástica, es el colchón ideal, porque absorbe la energía de cada movimiento, y con su recuperación lenta de la forma, permite la independencia de lechos, es decir, que un durmiente no note cuando el otro se mueve.
Personas que se mueven mucho IDEAL La alta resiliencia del látex proporciona una recuperación rápida de la forma y las características de soporte del núcleo del colchón cuando el durmiente gira o se mueve durante el proceso de suspensión, lo que permite un movimiento fácil. La baja resiliencia, es decir, la lentitud en la recuperación de su forma original, hace que el durmiente en un colchón de viscoelástica tenga más dificultades para moverse que uno que duerma en un colchón de látex.
Personas que se mueven poco IDEAL Si un durmiente se mueve poco y le gusta la sensación de elasticidad que proporciona, puede encontrar en un colchón de látex su descanso ideal, ya que le dará el apoyo postural que necesita. IDEAL La viscoelástica también es perfecta en personas que se mueven poco y tienen preferencia por un colchón que se adapte perfectamente a su forma, ya que obtendrán un excelente apoyo postural y alivio de la presión durante toda la noche, sin requerir que el colchón vuelva a adaptarse a su forma.
Personas que tienen tendencia a sudar en la cama IDEAL El látex presenta una estructura celular abierta e interconectada, algo que unido al diseño del núcleo proporciona una ventilación excelente que da como resultado un clima de sueño seco y saludable. Aunque los colchones de viscoelástica cada vez presentan una combinación de capas y un recubrimiento con tejidos transpirables y que eliminan la humedad, probablemente alguien que suda mucho encontrará una mejor opción en el látex
Personas que tienen tendencia a pasar frío en la cama A pesar de ser un material fresco y seco, el látex no es un material frío. Sin embargo, es cierto que tiende menos a retener el calor corporal, por lo que las personas frioleras quizá encuentren una mejor alternativa a sus hábitos de sueño en la viscoelástica. IDEAL Los colchones de viscoelástica absorben el calor corporal y lo retienen para mantener su forma (al dejar de estar en contacto con el colchón y enfriarse, recuperan poco a poco su forma original). Por eso es una buena opción para personas que tienen dificultades para mantener el calor corporal en la cama

Sin embargo… Qué pasa si, en la teoría, un colchón de viscoelástica es el ideal para dormir en pareja pero a los dos, individualmente, les gusta más la sensación de adaptación rápida a cada movimiento que da el látex? O qué pasa si a pesar de tener tendencia a sudar en la cama, una persona tiende a moverse poco y prefiere sensación de “abrazo” que proporciona la viscoelástica? Es ahí donde hay que recalcar que a pesar de poder explicar a rasgos generales qué es mejor, el látex o la viscoelástica, lo mejor es probar cada colchón en la tienda, e incluso aprovechar promociones que permiten probarlo durante varios días en casa, según el establecimiento.

Hay colchones de viscoelástica que, gracias a sus exquisitos acolchados, permiten una facilidad de movimiento que normalmente no se atribuye a los colchones de látex, mientras que hay colchones de látex que incorporan productos químicos sintéticos de gran calidad que permiten a este material adaptarse a la forma del cuerpo como un colchón de viscoelástica.

La calidad de nuestro descanso influye no sólo en la salud sino también en nuestro bienestar emocional, que afecta a nuestro trabajo, nuestras relaciones personales, nuestra autoestima, etc. Por eso la decisión de elegir algo tan importante no debe ser una decisión precipitada. Necesita no sólo buscar información en internet, sino también el consejo de un profesional que conozca sus productos, y hacer las pruebas que sean necesarias.

Saber más:

© MATINER es una marca de Espumalia, SL · Todos los derechos reservados · 2021 · Aviso legal · Política de privacidad